martes, 4 de octubre de 2016

Seguro que ya lo he dicho más veces por aquí, seguro que en alguna otra ocasión os habré contado lo que seguramente haya sido uno de los mejores vuelos que he hecho nunca. Cuando esto ocurre suele ser porque se juntan distintos factores que hacen que ese vuelo merezca ser recordado con especial cariño.

El vuelo que os cuento hoy no es uno de los mejores en absoluto, es el mejor vuelo que he hecho nunca, sin duda alguna.

Como viene siendo habitual, desde que la idea de hacer un vuelo surge suele pasar algún tiempo hasta que se lleva a cabo; y lógicamente surgen compromisos ineludibles que hace que los planes vayan cambiando. Para el vuelo anual a Castellón, planificado para el pasado 11 de junio de 2016, por H o por B se fue "cayendo" la gente según se acercaba la fecha y nos encontramos mi socio y yo con un avión reservado por todo el día, nadie a quien rendir cuentas (salvo nuestras respectivas esposas :-P) y lógicamente era cuestión de tiempo que viendo mapas y previsiones meteorológicas tan fantásticas por toda España que alguno de los dos propusiera una idea que llevábamos maquinando mucho tiempo:

¿Y por qué no vamos a Santander?

Mariposas en el estómago, replanificación, cartas, fichas de aeródromo... Todos son magníficos ingredientes para una Gran Aventura que he llamado El Señor del Cabo.

Replanificar no cuesta si la dicha es buena!
Gonzalo Flores. Con la tecnología de Blogger.

Lo más visto este mes...

Lo más visto...

Email

Email

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

2014 © Planer - Responsive Blogger Magazine Theme
Planer theme by Way2themes