viernes, 19 de junio de 2015

Hay veces que un vuelo aparentemente complejo resulta mucho más sencillo de ejecutar de lo que parecía en un principio y otros que por el contrario, y pese a no tener ninguna dificultad aparente, resultan mucho más interesantes de lo pensado inicialmente. Este es el caso del corto pero intenso relato de hoy: un casi "palomar" a Ocaña (LEOC), que pese a lo cerca que está de nuestra base, Cuatro Vientos, no nos había dado nunca antes por visitar (por el aire, obviamente) y que nos serviría como vuelo "quita-mono" antes de nuestra próxima aventura.

En esta ocasión me toca hacer la ida. Como Álvaro ha volado hace muy poco me cede amablemente la ida cosa que me produce verdadera ilusión, sobre todo cuando es un campo nuevo el que voy a poder desvirgar estrenar.


Gonzalo Flores. Con la tecnología de Blogger.

Lo más visto este mes...

Lo más visto...

Email

Email

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

2014 © Planer - Responsive Blogger Magazine Theme
Planer theme by Way2themes