viernes, 9 de agosto de 2013

El pasado martes 16 de julio de 2013 tuve la suerte de ser invitado a hacer por la mañana una visita guiada a los talleres que Iberia tiene en la Muñoza gracias al aviso y gestiones de mi buen amigo Quique, afamado spoter, tuitero y fundador del blog de aviación Va de Aviones.
A pesar de ser día laborable y de tener una carga de trabajo muy grande, para nada acorde a las fechas en las que estamos, se lo comente al cliente y no puso impedimento alguno. A pesar de no ver el atractivo de ir a unos “talleres” conoce de sobra mi lado aerotrastornado y entendió perfectamente lo que esta visita suponía para mi ;-)
Para este tour nos juntamos otros tuiteros y grandes aerotrastornados que tuve la suerte de poner cara después de una larga relación virtual: Jorge Guardia, spoter sin igual y maestro de la fotografía aeronáutica y Diego Lopez Salazar, coautor del podcast AeroPodcast, colaborador del blog mirayvuela y todo un cachondo :-)

A las 8:15 salgo de casa y a pesar de no ser hasta las 10:30 cuando empezaría la visita, no quería retrasarme de ningún modo (¿por qué sólo soy puntual cuando de aviones se trata?) Me dio tiempo a tomar un café, a quedar con el resto de compis en Canillejas y a estar todos antes de las 10 de la mañana en la garita de acceso a La Muñoza viendo pasar los aviones que se disponían a aterrizar y a conversar animadamente

Atentos al objetivo friki para Iphone que se gasta Dieguuu!!!

Sobre las 10:20 nos vienen a recoger Eva y compañía, que serán nuestras amables anfitrionas durante la visita, y que nos acompañaran durante la jornada. Accedemos con nuestros vehículos hasta la zona que se denomina El Caserío, sede de IAG y antiguo palacete de la Casa Real, que ha sido completamente reformado al más puro gusto británico, donde estacionados para movernos desde este momento en una furgoneta por todo el recinto.

Iberia nos lleva de excursión sin el bocata de jamón.
Quiero hacer un inciso para indicar que siempre había pensado que La Muñoza no era mucho más grande que el taller azul de arco amarillo que se ve cuando se aterriza en Barajas y no podía estar más equivocado. Es toda una ciudad, con sus calles, señales, edificios, hangares y además en un entorno muy bonito, lleno de árboles, hierba… Un sitio muy, muy agradable para trabajar.

Al primer sitio que somos amablemente llevados es al Hangar 4, hangar que se construyó principalmente para limpieza, decapado y pintura de aviones de fuselaje ancho (aviones grandes) pero debido al aumento de trabajo a terceros se hizo una gran modificación en el mismo para poder realizar revisiones y reparaciones. Desgraciadamente este es el único sitio en el que no se nos permitió  hacer fotografías ya que había aviones de otras compañías a los que se les estaba haciendo algún mantenimiento pero me quede con unas ganas locas de enseñaros un 707 del Ejército del Aire.

Esta foto no es de ese día, ni del 707, es de otro avión en otro sitio
A continuación fuimos trasladados a los Talleres de Mantenimiento. Interiormente está organizado en zonas muy variadas con personal haciendo trabajos diversos.
Visión de lo grande que es el taller de mantenimiento

Butacas extraídas para ser retapizadas

Asientos de la clase Business que necesitan ser reparados

Radomo que necesita ser reparado por probable impacto de un rayo (faltan las tiras metálicas)

Sí me quiero detener en las que a mí personalmente más me llamo más la atención. Una de ellas la zona de Crew Rest, que es el lugar donde se revisan, adaptan, etc los “contenedores” que se cargan en los A340-300 y sirve para que las tripulaciones pueden descansar durante las largas travesías (por lo visto en los A346 viene integrado y no es desmontable vía @LuisTyphoon). Sinceramente resulta un poco claustrofóbico que en ese espacio tan pequeño quepan unas 5 o 6 personas pero supongo que todo será acostumbrarse y cuando el cansancio hace mella cualquier lugar es bueno para echar una cabezada… o lo que sea :-P

Venga, vamos, que todavía cabe alguno más :-)

En el interior del Crew Rest había una guapa y provocativa señorita que hizo de nuestras breve estancia una delicia :-P
Luego pudimos ver la sección de salvamento donde principalmente se revisan y reparan las rampas de salvamento. Tuvimos la suerte de poder ver como se hinchan en menos de tres segundos mediante un dispositivo que introduce aire en su interior al estilo de un airbag. Quedo muy claro que lo jodido difícil es sacarles todo el aire de su interior para plegarlas y colocarlas en su sitio natural, un proceso que lleva muchas horas e incluso días.

Dos rampas, una hinchada y otra a punto de serlo.... PUUUM!!!



A continuación nos dirigimos a la sección ruedas y frenos. Aquí se comprueba el estado de la cubierta (lo peor son las grietas), se hace una revisión general y si procede se desmontan y se reparan las llantas. También se procede al sistema de llenado (inflado) con nitrógeno seco (el nitrógeno es un gas inerte gran compensador de temperaturas, y por lo tanto de la presión, además de no ser nada perjudicial para el medio ambiente) ya que con su uso se minimiza el riesgo de explosión (no oxigeno-no fuego) y corrosión en la cubierta (goma) y en la llanta (aluminio). Como curiosidades os puedo contar que las llantas son de aluminio de última generación y que las cubiertas a veces se recauchutan como la de los camiones aunque no todas lo permiten de igual forma: así un 340-600 solo permite un vulcanizado (recauchutado) mientras que las de un MD hasta 8. También me quede con que el precio de cada una de ellas no es excesivamente cara (unos 1500-1800$) si lo comparamos con el precio de cada tornillo de sujeción: 298$ o los nada desdeñables 3500$ por cada chaveta de frenado y lleva once! Vamos, que si no fuera por los 250Kg que pesan, daban ganas de llevarse un juego completo en la mochila ;-)


Si no fuese por el tamaño podría parecer un Aurgi
Aupa pachi!!!!
X chavetas en la caja, a 3500$ por chaveta, hacen un total de.... he perdido la chaveta 0_o
Una vez terminado de visitar este edificio nos llevan al Hangar 6. Este hangar es el famoso edificio de color azul con un arco amarillo que lo recorre de lado a lado y que se puede ver desde cuando se despega o aterriza desde Barajas. En su interior es donde se realiza el mantenimiento de los "grandes pájaros" incluida la Gran Parada de los A340 de la flota de Iberia. No podía creer lo que veían mis ojos: un enorme A340 con andamios por todas partes y completamente visitable tanto exterior como interiormente

Impresiona ver el timón desmontado, verdad?
Aquí paseando tranquilamente por los bajos del avión
Si quitamos los paneles de un avión nos encontramos esto: cables, tuberías y aislante
Cuando se dice que en la gran parada un avión se desmonta tornillo a tornillo se refiere a esto
El Hangar 6 a mis pies desde el 340
Cockpit muy triste al faltarle instrumentos, asientos.... pero no por ello menos impresionante.
No veas como temblaba la escalerilla pero sólo por esta foto mereció la pena
Uno de los motores sin el carenado visto desde una plataforma a la altura de los slats
Jorge, reconocido airbusero, y Quique más contentos que unos niños con zapatos nuevos.... para no estarlo!
Quique pensando que era un "secasudor" grande
¡¡¡Reversas desplegadas!!!


Taller de Motores

El tiempo lo teníamos pegado, íbamos con retraso, ya que nos detuvimos demasiado en el Hangar 6. Rápidamente volvimos a montar en la "fergoneta" y nos dirigimos al taller de motores y banco de pruebas donde pudimos visitar diferentes zonas: sección de equilibrado de álabes, sección de limpieza, sección de ensayos no destructivos, sección de plasma o la sección de álabes.

Los motivos por los que un motor viene a este lugar suele ser porque ha dejado de dar la performance debida, algunas piezas han llegado al final de su vida útil y hay que cambiarlas, o bien porque el motor se ha averiado y hay que repararlo.
Como curiosidades, contaros que cuando el motor entra se tardan 10 días en desmontarlo, limpiarlo y verificarlo. 10 días en volver a montarlo y el resto hasta 60 días aproximadamente es lo que se tarda en su reparación y si hablamos de "las perras", una reparación gorda viene a salir por unos 3M $ (millones de Dólares) de nada.

Pudimos ver una diversificación de negocio que está llevando a cabo Iberia al realizar el mantenimiento de los FT8 de Endesa que instala en zonas costeras e islas  Y os preguntareis ¿Y eso que es lo que es? Pues yo desconocía que hay centrales generadoras de electricidad que dentro tienen uno o varios "motores de avión". En realidad son unas turbinas como las que llevan los MD pero sin fan y sin escapes que se alimentan de combustible liquido, gas y agua... y que generan entre 20-60 megavatios; lo que viene a equivaler la luz consumida por unas 20.000 personas. Además, los gases que expulsan sirve para calentar lodos o incluso para distribuir aire caliente. Tienen la capacidad de poder funcionar 24x7 y cuando no se necesita tanta producción pueden alimentar la red mediante ciclo combinado
El objetivo de esta línea de negocio es dar calidad (EASA 145) de producto aeronáutico a un sector industrial.

Servidor y Diego con nuestros chalecos de Iberia esperando ansiosos la entrada en el taller de motores.
Nave de motores perfectamente organizada y clasificada
Lijado de álabes. Precisión de una décima de milímetro mediante una piedra de esmeril y un láser. Las máquinas son vascas
Cámara donde se añade liquido reactivo a la luz ultravioleta para revisión de grietas en los motores
Pieza del interior del motor desgastada antes de pasar por el taller de plasma
Durante 25 días se añade plasma y una vez finalizado la pieza queda igual o mejor que cuando salió de fábrica
Banco de pruebas

En este recinto se comprueba que el empuje del motor sea el suficiente. El motor va anclado a una bancada con una célula de carga que recoge los diferentes parámetros y los resultado se corrigen a la atmósfera ISA para que no influya el calor, frió, condiciones geométricas de la celda...
El motor se tiene funcionando entre 4-6 horas a diferentes potencias hasta que se recopilan todos los datos necesarios (temperatura, consumo de combustible, de aceite, empuje...) y se comparan con los márgenes de calidad para comprobar si se puede preservar y devolver al cliente o bien es necesario llevarlo nuevamente a reparar.
En todas estas pruebas se llegan a consumir unos 10.000 litros de combustible y preparar el motor para introducirlo en el banco lleva unas 8 horas un equipo de 2-3 personas.

Puerta que separa el recito donde se está probando el motor del exterior



Una vez terminado con algo más de media hora de retraso sobre la hora prevista nos dirigimos de nuevo a El Caserío para recuperar nuestros coches y de ahí a la salida con la sensación de haber visto algo espectacular que te hace pensar en esos 600 profesionales anónimos que trabajan sin descanso en turnos de 24 horas para que Iberia pueda ofrecer un servicio puerta-puerta de excelente calidad a todos sus clientes.

Un día redondo ;-)

Buenos vuelos!

jueves, 1 de agosto de 2013

Hoy es un día especial. ¿Cual es el día más emotivo en la vida de un piloto? ¿Ese día que se recuerda toda la vida?... Acertaste, La Suelta. 

Tengo el placer y el honor de poder compartir con vosotros una entrada (la primera entrada) de un compañero y amigo donde nos cuenta como ha vivido SU día. Una entrada humorística y con buenas dosis sentimentales que me ha hecho subirme a su lado mientras la leía. Pero no me quiero enrollar más ya que hoy no soy el protagonista, hoy el protagonista es Miguel Ángel Zapata en el día de su suelta.

7:45 de la mañana de un 31 de Julio de 2013. Maldito despertador, malditos aviones. Pero creo que hoy si que sí merece la pena madrugar. Hoy se supone que es el día de la suelta, lo que quiere decir que van a dejar aquí al menda sólo dentro de un cacharro con alas y le van a decir que rece lo que sepa que se va él solito.

Me acerco a la cocina y ahí está mamá, tan madrugadora como siempre. Llevo varios días diciéndola que muy probablemente el próximo día que vuele lo haré solo y creo que se la nota bastante en la cara. JAJAJA. Me preparo las tostaditas de rigor y me guardo un paquete de galletas en la bolsa de vuelo como ya es tradición. Volar "es bien", pero si vuelas comiendo galletas es aún mucho mejor. Veo el mono de vuelo puesto en el galán y me entra la duda de si llevármelo o no, pero al final me decanto por dejarlo donde está; si es la suelta pues que no se note!... o al menos que no se note que lo sé yo.

Arranco la moto y pongo rumbo a Cuatro Vientos. Como siempre se me olvida mirar el METAR así que empiezo a mirar al cielo y a tomar sensaciones, que son más fiables. En la moto hace fresquete pero tampoco mucho así que calor tampoco pasaremos y el viento esta tranquilito. Tengo intención de llegar antes para preparar bien el vuelo dado, siempre hay que hacerlo pero hoy... hoy más. En teoría toca volar con Roberto (más conocido como “The Boss” o “El Cheriff”). Jefe de la escuela y quien normalmente se encarga de los vuelos de chequeo y las sueltas. Debo de admitir que tengo los cojones de corbata estoy un pelín nervioso.

Llegando a LECU me voy mentalizando de todos los procedimientos y de si no me olvido nada. Entrando en el Aeródromo echo un vistazo a torre: Pista 10. Significa que antes de despegar, aparte de todas las checklist, habrá que añadir santiguarse y rezar lo que sepamos por si tenemos un fallo de motor y no queremos acabar en el salón de la Señora María viendo Saber Vivir… o no sé yo si vivir seria la palabra correcta… 

Ya en la puerta de entrada a la terminal solo veo el coche de Félix y no el del Cheriff por lo que siento una mezcla de alivio y de no alivio ya que significa que si vuelo con él no huele a que tenga la suelta. No obstante siempre viene bien refrescar conocimientos. 
Me acerco a la Cafetería, esperando encontrarme con Felix que estaría tomando uno de sus 5 o 6 cafés diarios. Le encuentro ya en la puerta saliendo y nos damos un abrazo y nos preguntamos qué tal las vacaciones ya que el ultimo día que nos vimos fue en Ocaña donde le descubrí otra forma de volar mucho más divertida y justo el día que los dos empezábamos las vacaciones.

Felix y Miguel posando en su velero
Pero no nos desviemos del tema. Me dice que vaya a rellenar el plan de vuelo. Seremos el ACR41 y tenemos una autonomía de unas tres horas aunque será indiferente por que iremos a Casarrubios a repostar y hacer unas tomas y despegues. No huele a nada de nada la suelta, pero bueno vamos a disfrutar un poco. Me dirijo a la oficina ARO y relleno el plan de vuelo. Mientras sale impreso anoto el METAR y me dedico a realizar los cálculos de carga y centrado, altitud de densidad y pista necesaria para despegar. Buenas costumbres que no todos tienen por desgracia. 

METAR LEVS 310800Z VRB04KT CAVOK 26/16 Q1022

Con el plan de vuelo aceptado me dirijo a la oficina de la escuela, cojo toda la documentación del avión y me dirijo al avión (que por cierto, esta a tomar por culo un poco lejos). Realizo la revisión exterior mientras 5 parkings mas allá veo a la EC-IJV que parece que va a salir a volar y, cómo no, me acuerdo del campeón de Ángel (@angelmd88 para los amigos) y su compi de mariconeos: Gonzalo Flores (@gonzalofloresb para los amigos también). No puedo evitar enviar un par de fotitos a Ángel para dar por el culo que vea donde estoy y se quede tranquilo: no, no estoy ni currando, ni en la cama, ni nada... que mejor me voy a volar.

Realizada la exterior, y Félix haciendo acto de presencia, disponemos a entrar en el avión, el cual le cuesta un pelín arrancar, cosa que es normal ya que no se atreve a volarle ni el tato. Es lo que tiene ser un valiente…
Con permiso y todo en orden nos disponemos a rodar a punto de espera pista 10 (cojones de pista 10 que lejos está el punto de espera) y con la prueba de motor realizada nos autorizan a despegar con apenas 2kts de viento encarado. Realizamos un despegue estático con un pequeño, apenas imperceptible percance que puede, y solo puede, que a lo mejor algún día cuente a mis nietos.

En el aire, realizamos circuito de procedimiento de salida por la 10 y nada más volver a 3000 pies (si, pies, que glamuroso esto de la aviación ¿eh?) Félix empieza a tocarme las pelotas pedirme que realice un vuelo lento mientras me acribilla a preguntas y observamos a un A340 de nuestra querida IBERIA que nos sobrevuela por encima a unos pocos pies.
Abandonamos por Whisky y ponemos rumbo Navalcarnero, comunicando en la frecuencia aire-aire y nos ponemos en contacto con el Aeródromo de  Casarrubios, el cual por cierto esta desierto. Nos estamos incorporando en viento en cola cuando mi buen y bien amado instructor me hace un fallo de motor simulado para ir cogiendo sensaciones tras más de una semana y media sin volar. Debo de recalcar que se siente muy orgulloso del circuito corto que me marqué y del "besito" que le di a la pista en la toma: Fetén dirían algunos.
Tras 3 tomas y despegues más, incluido un helicóptero metiéndose en medio de una de ellas para complicarla un poco más y un avión dedicándose a repetir cada dos minutos: “EC-… para prueba de radio” (ya que el campeón no nos oía, pero por desgracia nosotros a él si), nos dirigimos a la plataforma de repostaje para que el pesao, porque es un pesao, el camionero termine de llenar los tanques.

Durante la espera comentamos Félix y yo que qué  tal me veo para la suelta y que a ver si conseguimos que “The Boss” pueda volar conmigo esta semana para dármela, lo cual significa que hoy Miguelin, o sea yo, no es el día. Pero bueno eso ya nos lo esperábamos.
Tras conversar un poco mas de otros temas subimos otra vez al avión y ponemos rumbo Cuatro Vientos. Mientras rodamos a cabecera de la 08 no sé porque me da por pensar cómo me gusta esto, que bonito es este mundo y como me hace de sentir de bien.
Alineados en cabecera de la 08 realizamos despegue estático: vamos cargaditos y la pista no es que sea una autopista. En el aire comunicamos que abandonaremos por prolongación de pista. Son las 10:15 y me da por pensar que qué cortito se me ha hecho este vuelo. Con la ilusión que me hacia la suelta!. Cruzando el río Guadarrama pasamos a Modo Charlie y Félix me dice que será él quien contacte con LECU. No creo que sea lo que estoy pensando, ¿No? Alcanzando Sierra, Félix llama con la Torre de LECU y pronuncia las palabras mágicas:

- “Del Aerocenter41, entraremos viento en cola derecha pista 10. Si fuese posible solicitaríamos para intermedia y suelta de alumno”

Imaginaos mi cara en ese momento. Le miro con cara de perrilla y le digo:

- "Feeeeelix…. Tengo miedo"

JAJAJA, nos reímos para liberar tensión porque el también esta cagao pero de verdad algo nervioso ya que es la primera vez que le da la suelta a un alumno. Realizamos el circuito y tomamos sin más novedad, abandonando por Echo-2 y dejando a Félix en el taller. Ahora sí que estamos nerviosos que te cagas de verdad. Me dice que tengo que realizar dos tomas y despegues y la tercera será toma final.
Cierra la puerta, nos despedimos por si no nos volvemos a ver (que momento más emotivo leche), y ahora sí que sí, no hay nadie a mi derecha. A partir de ahora me concentro en disfrutar cada pedacito de ilusión, felicidad y sensaciones que la vida me va a regalar. Un pasito más en ese sueño de los aeroapollardados que soñamos con volar.

Ruedo vía Echo a punto de espera de la 10 y de repente se hace el silencio. Empieza a sonar la típica música del oeste, ese silbidito característico de los duelos en los que el polvo se levanta del suelo, las espuelas suenan y los matojos de ramas empiezan a rodar de un lado a otro de la calle cuando hace su aparición el Cheriff en la EC-IEO con un alumno rodando también a punto de espera. Glups!. Me desea suerte por radio con un tono amable que me llega hasta a impactar (en el fondo no es mal tío pero si hablamos así de él en esta entrada es para darle el toque humorístico: yo le quiero mucho!)
Una vez realizada la prueba de motor (y con el Cheriff al lado midiendo cada uno de mis movimientos) vuelvo a mirar a mi derecha y ¡coño! Félix sigue sin estar. Ahora mismo me siento más sólo que la una… además me comunica torre que tengo que esperar al tráfico que se encuentra en base a que aterrice y que me llamará. Más tiempo para pensar (yupi!).
De repente oigo por mis cascos

- “Aerocenter 41 entre y mantenga pista 10 backtrack aprobado”. 

Dios, ahora sí que si, el toro delante y nosotros sin donde escondernos, que feliz me estoy sintiendo. Realizo la lista de antes de despegar y ya alineado en la 10 compruebo lo bonita que se ve la pista y que sensación más especial la da estar solo ante ella.
Poco a poco voy subiendo la palanca, dándole potencia al motor hasta que suelto los frenos. El avión empieza a acelerar por la pista. Pedal derecho para controlar el par motor, 40 nudos, 60, 65 nudos roooooootación!
Esa sensación de notar como se despega el culo del suelo y empezar a volar…. Creo que hay pocas cosas parecidas y por favor pido a  aquellos lectores de este blog que mantengan su mente lo más limpia posible :__) Que bien sube con 70 kilos menos este avión!, al final no va a ser tan cacharro.

Ya en viento en cola, un tráfico notifica su entrada por sierra y, como no, “El Cheriff” no se iba a quedar sin hacer acto de presencia. Solicita autorización para despegar y me hace casi salirme del ATZ alargando tramo de viento en cola, para hacer todo esto más interesante.
Cuando observo que empiezan la carrera de despegue empiezo el viraje a base y posterior final. La verdad es que el avión planea más que cuando van dos personas dentro, como era de esperar y ya alineados y pocos metros por encima de cabecera corto motor, presento el avión y jugando con los pies, mantengo el eje de la pista, recoge, recoge, recoge…. Criiiiii....  las ruedas en el asfalto: ¡Como mola esto colega! Potencia a tope y a los 65 nudos al aire de nuevo, realizo otra toma y despegue y ya en viento en cola me pregunta la controladora si será para toma final. Se lo confirmo y anda! como me tiembla la voz. JAJAJA Va a ser que sí que estoy nerviosete.

En la toma final entro un pelín mas alto y un pelín rápido, pero bueno, con la pista kilométrica que tenemos y lo bien que baja el avión no worries. Alineado en la pista, de repente, una ráfaga de viento aparece para animar las cosas sacándome a la izquierda pero gracias a la insistencia de Santiago con su característico PIE DERECHO vuelvo al eje de la pista sin problema realizando la que es mi primera toma final. ¡Qué ilusión! Abandonando la pista por la primera a la derecha la controladora (que por cierto que voz tienen estas controladoras. Sigo pensando que tengo que pedir permiso para subir a la torre algún día) me desea la enhorabuena y me indica que pase con Rodadura en 121.800. Contacto con torre y nuevamente la voz de una simpática controladora me da instrucciones de rodaje y me da también la enhorabuena. A lo lejos veo a Felix brillar por sus sudores, esperándome en la puerta de la plataforma, donde hay un sitio para aparcar en la puerta. ¡Inaudito!. Aparcado y apagado el motor me bajo del avión donde tengo a Félix esperándome para darme un abrazo. Mientras recojo y cierro todo me dice que me acerque al taller.
Ya llegando me da por pensar que no serán tan cabrones para hacerme ninguna novatada. ¡Que va! Solamente manguera en mano me dejan como si acabase de salir de la ducha (la verdad es que así estaba más fresquete, todo hay que decirlo, pero sí que son un poco mamones) Cariñosamente se dedican a pintarrajearme emotivos bigotes y patillas en la cara para después dirigirnos a la oficina ARO donde todo el mundo se descojonaba cada vez que veía la gracia que me habían hecho y terminar de explicarme unas cosillas para mi próximo vuelo y tomar una coca cola en la terraza para terminar de celebrarlo (cabe destacar que cada vez que me vea la buena señora de seguridad se descojonara de mi cara acordándose del día de hoy. Que tía mas maja, oye.)

Guapisimo Miguel con los ojos pintados. Creo que antes le he visto así por Chueca, fíjate

Y así termina un relato que he querido mantener así porque los recuerdos no son para siempre pero lo que queda en el papel sí. Espero poder leer esto dentro de unos años en los que espero haber culminado este sueño que hoy ha dado un pasito más hacia adelante y acordarme de todos los momentos que este mundillo me ha regalado.
En segundo lugar, siempre me llamo la atención por saber que se sentiría al hacer esto: escribir una entrada en un blog que conozco desde hace ya un tiempo, que encontré de rebote y que que desde entonces no puedo evitar leer cada actualización que realiza el señor Gonzalo, al que agradezco que publique esto (aunque sé que lo hace para que sus entradas parezcan que tienen más nivel) Muchas gracias Gon :-)
Y en tercer lugar, es mi forma de que aquellos que me apoyáis, dais ánimos e incluso, los que os cachondeáis de mi tengáis, tengais un pelín de trocito de esta historia. Gracias :-)

La satisfacción de la suelta. Difícilmente descriptible... hay que vivirla!!!

Buenos vuelos!
Gonzalo Flores. Con la tecnología de Blogger.

Lo más visto este mes...

Lo más visto...

Email

Email

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

2014 © Planer - Responsive Blogger Magazine Theme
Planer theme by Way2themes