martes, 26 de marzo de 2013

Volar. Abandonar el suelo firme, elevarse y sentir que eres libre. Olvidar tus preocupaciones, tus miedos, la rutina, la tristeza. Por delante solo queda la ilusión, disfrutar de nuevas vistas, nuevas experiencias. Contemplar lo que habitualmente ven las aves y solo un puñado de personas. Navegar en la atmósfera. Volar.

Eso es lo que nos deparaba el día. Atrás quedan las tormentas y las nieves que han teñido de blanco buena parte de la Península (por el momento) y el día despertaba perfecto para realizar el vuelo: ser por unas horas aviadores y descubrir nuevos escenarios. Lo llevamos planeando tiempo, cada vuelo es especial y cada vuelo con Ángel merece la pena reservar un espacio en la memoria para no olvidarlo jamás. Sin duda es el compañero que más alegrías me da y con quien más disfruto en la cabina. Ya hace más de un año que volamos juntos y sin duda nos quedan por delante, aparte de una buena amistad, muchos más.

La máquina de hoy es nuevamente la EC-IRJ, una Piper PA-28 que probé la última vez que volé con Charo y que me sorprendió tan gratamente que no he podido resistir la tentación de alquilarla de nuevo y mostrarle todas sus bondades a mi socio de aventura. La tenemos reservada de 10:30 a 13:30 pero no se prevé que nadie la vaya a volar hasta las tres de la tarde; por lo que no tenemos prisa. No obstante a las nueve en punto de la mañana ya estamos en Cuatro Vientos con muchas ganas de ponernos en marcha. El destino en esta ocasión no lo tenemos del todo decidido, la meteo no ha estado nada clara y habíamos hablado de ir a Valladolid, o bien al sur (en el caso de que el frente que estaba entrando se adelantase) o lo que realmente nos apetecía: sobrevolar la Sierra de Madrid, Segovia, Ávila y entrar por Pelayos de la Presa, Navas y Sierra. Finalmente después de consultar toda la información meteorológica actualizada todo indica que no vamos a tener problema.

METAR LEVS 160930Z VRB02KT CAVOK 07/03 Q1020
TAF LEVS 161100Z 1612/1621 VRB04KT CAVOK

Mientras desayunamos, terminamos de mirar las cartas y cargar la información en nuestras respectivas tablets: yo en mi Nexus y el Oruxmaps y Ángel en su iPad y su recién comprada aplicación: Air Navigation Pro y nos vamos a la oficina a por las llaves y los papeles del avión donde comprobamos que la visibilidad no es muy buena. Tenemos la típica neblina que, si bien permite volar perfectamente, no deja llegar todo lo que alcanza la vista al horizonte.

Con el Plan de Vuelo aprobado y una vez pasamos el control de seguridad nos dirigimos por la plataforma hasta donde está la Piper estacionada, esperándonos tranquilamente para llevarnos de nuevo allá donde los sueños se convierten en realidad y no existe más sustento que el que proporcionan su propia estructura.

Ángel cerrando un par de transacciones millonarias

Gonzalo Flores. Con la tecnología de Blogger.

Lo más visto este mes...

Lo más visto...

Email

Email

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

2014 © Planer - Responsive Blogger Magazine Theme
Planer theme by Way2themes