jueves, 17 de noviembre de 2011

La suelta de Juan Antonio

Hoy quiero dejaros el relato de nuestro colaborador Juan Antonio que ha tenido su suelta muy recientemente y ha tenido el detalle de escribir su relato y compartirlo en este blog. No se a vosotros, pero a mi me encantan los relatos de sueltas y como se vive desde la perspectiva de cada piloto. No me canso de leerlos. Ahí va

Mi primer vuelo solo: el día de la suelta.

de Juan Antonio Bernáldez Valenzuela, el Martes, 15 de noviembre de 2011, 3:07


Llegó el gran día de la suelta. Ese día tan especial en la vida de un piloto en el que vuela por primera vez solo. Ya no hay instructor al lado que te salve el culo cuando estés allí arriba. Ahora sólo depende de ti.


Llegué a Cuatro Vientos un poco antes de las 10:00, lo justo para cargar pilas con un colacao y una barrita de pan con tomate. Un par de minutos antes de las 10:30 cruzaba el umbral de la puerta de Fly & Fun.

Hicimos un briefing previo al vuelo en el aula para aclarar dudas de última hora. El plan inicial que me propuso Julio era practicar un par de tomas y despegues a Casarrubios para volver a Cuatro Vientos, hacer otro par de tomas y despegues y luego la toma intermedia. Él se bajaba y yo hacía una o dos tomas más para luego hacer la toma final. Pero al final le propuse hacer la suelta fuera del ATZ de Cuatro Vientos. Al fin y al cabo, estaba más tranquilo y a gusto saliendo por punto W que haciendo circuitos. Normalmente los alumnos en este momento prefieren terminar con esto de la suelta cuanto antes y así quitárselo de en medio. A mi no me importaba seguir allí arriba más tiempo. De hecho, los días previos estaba de lo más tranquilo. Tranquilo pero no exento de incertidumbre. ¿Irá todo bien? ¿qué pasa si hay complicaciones allí arriba? ¿sabré reaccionar, controlar mis nervios, hacerme cargo de la situación? ¿Necesitaré llevarme un pañal por si me lo hago encima?

Allá íbamos, camino de la oficina ARO para elaborar el "flan de huevo". Como novedad, se añadió una solicitud para hacer tomas y despegues con toma intermedia para suelta de alumno. Yo creo que es un eufemismo de: "alarma, alarma, un novato va a volar solo! Alerten a los bomberos!"

Yo además puse mi número de móvil por si Murphy y sus inoportunas leyes hacen que fallase la radio en un día tan "delicado". Claro, que antes de hacer el procedimiento de fallo de radio, llamo a la torre por el móvil. Para eso estamos en la época moderna!

Eché un vistazo al METAR, TAFOR y viento en pista...y había un poco de viento...pero bueno, mejor no quejarse. Además, no sirve de nada, quejarse quiero decir.

Con el plan de vuelo aceptado en mano, nos dirigimos a la avioneta entre bromas para quitar un poco de hierro al asunto.Hice la inspección exterior, esta vez sin "sorpresitas" y pa'dentro!

Ya preparado en la cabina, berreé por la ventana "Libre!" y giré la llave de las magnetos a su posición de START. El motor cobró vida. Ya no hay vuelta atrás. De momento lo único que temblaba era el motor. Mis manos aún seguían respondiéndome sin problemas, ni... temblores. Sintonicé el ATIS y me apunté los datos más básicos. Primera llamada: 121.8, QNH:1018 y letra:Tango. Eso, eso...que empiece el baile!

Llamé a Rodadura y había tal pifostio de gente que había demora para rodar. Elegimos un mal día para la suelta! Como número tres para rodar. Hasta como número 7 oímos por ahí de demora a otros. Apagamos el motor y a esperar. Unos minutos que se hicieron eternos. Por fin nos autorizaron a rodar y luego a punto de espera. Hicimos la prueba de magnetos. Llamé listos para salida y pasamos con torre. Llamé inmediatamente después de que terminasen de colacionar para que no se nos colasen otros que venían justo detrás. Strobe, landing, transponder y autorizados a despegar! Salimos por punto W como es habitual y paso con frecuencia aire-aire. Un halcón, seguramente el de Cuatro Vientos, nos pasa en sentido contrario por encima a gran velocidad. Llamo y no responde nadie. "Eso es que han salido huyendo del novato" bromeo.

Que bien, el cielo para mi solo..y bueno, para el halcón de antes. Aun así no hay que bajar la guardia y hay que mirar buscando otros posibles tráficos. Directos a Villamanta. Sobre Villamanta notifico y viro rumbo a Navalcarnero para volver a Cuatro Vientos. Luego me va a tocar hacer esto mismo a mi solito, así que voy con los ojos bien abiertos. Pasamos por Navalcarnero, Xanadú, me despido de la frecuencia y paso con Torre. Solicito dos tomas y despegues y luego toma final para parada intermedia. Nos autorizan sin problema y me indican que notifique siempre en base izquierda para la 28. Entro en el circuito sin problemas. La aproximación algo rara ya que casi siempre me ha tocado la pista contraria(10) y conozco poco las referencias de la 28. Me cuesta calcular las referencias y entro bastante rápido para la recogida. La toma horrible! Creo que algo dura y al meter motor la avioneta se me fue demasiado hacia la izquierda. Que mal! Y luego me va a tocar a mi solo! Ponte las pilas, macho! Seguí en circuito. Se me "coló" otro tráfico para aterrizar y tuve que ajustarme a él. La segunda toma mejor pero tampoco me convenció demasiado. La siguiente fue una toma intermedia.

Fuimos a plataforma y no sabía donde parar la avioneta para dejar al profe. Como había bastante demora para la salida, Julio siguió conmigo hasta cuando me autorizaron a rodar a punto de espera. Al pobre le costaba dejar su cessna...Normal!

-"FLyandfun01, autorizado a punto de espera de la 28". Llegó el momento!!


Es mi turno! Julio se bajó y cerré la puerta. Solo ante el peligro! No pensé mucho en eso, la verdad, sólo me concentré para hacerlo lo mejor posible. Me autorizaron a despegar y lo hice sin problemas a las 13:30 del 8 de Noviembre del 2011. Vas tan concentrado que no reparas que vas solo, que ahora todo depende de ti. Eso sí, vas más atento que de

costumbre, y en vez de "cantar" los procedimientos los vas haciendo mentalmente. De pronto me notifican un tráfico a mis dos en punto. Un helicóptero haciendo esperas cerca de punto N. Le respondo con un "lo estoy buscando" y mira que te mira a ver si lo encontraba. Nada de nada! Seré pringado! Mira que no verlo. Estaba tranquilo porque se supone que estaba lejos de mi posición, pero quería localizarlo para mayor seguridad. Al cabo de un buen rato ví el maldito helicóptero bastante lejos, ya por detrás mío. A buenas horas, mangas verdes, pensé.


Llegué a punto W y me despedí con un "hasta la vuelta". Quité luces, transponder y notifiqué mi posición e intenciones en la frecuencia aire-aire. Recuerdo perfectamente que dije "soy el Fly and Fun 01" en vez del "somos"..y se me hizo raro raaroo.


Me pasó muy cerca un buitre negro enorme. Yo creo que me miró, vió que era novato y rápidamente salió huyendo despavorido por si acaso... Impresionante lo cerca que pasó de mi el bicho.


Tenía un tráfico delante de mi, ya en Villamanta y otro por el VOR de NAvas. La cosa estaba tranquila.

Fue entonces, en ese breve instante de "tranquilidad", cuando reparé que estaba solo en la cabina. Eché un vistazo al asiento de la derecha, vacío y es cuando me sentí insignificante allí arriba. Miré a los lados, oteando el paisaje por donde me movía. Los pueblos, carreteras, campos, nubes... y yo allí en medio de todo ese vasto escenario donde yo era el único responsable de la aeronave. Solté los cuernos por un momento y dirigí con los pedales para "activarme" un poco. Aquí estoy solo y no me lo puedo creer todavía. Necesito estar más atento que nunca y no cometer fallos.

Llegué a Villamanta, notifiqué y viré casi 180º para poner rumbo a Navalcarnero.Cerca de punto S escuché el ATIS y volví a frecuencia aire-aire para despedirme.


Un instructor (Alexis), amigo de Julio, que antes iba volando delante mío, me deseo suerte e inmediatamente después lo hizo Julio desde tierra. En esos momentos se agradecen gestos así y suben mucho la moral. Se lo agradecí y se lo agradezco a ambos con una sonrisa en la cara.


Pasé con Cuatro Vientos, informé de mi posición, de la información Yankee copiada del ATIS y me autorizó viento en cola izquierda para la 28.Cuando iba a notificar entrando en tramo de viento en cola el controlador se me adelantó y me autorizó a aterrizar directamente. Bueno, no me puedo quejar! Me lo ha puesto fácil.


Por una vez llevo la velocidad de circuito a raja-tabla. Viró suavemente para el tramo en base. Es impresionante ver como debajo hay cientos de edificios con personas, y yo a apenas 200 metros sobre sus cabezas, sin tener siquiera la "L" de novato a los mandos. Pero no pienso en eso. En ese momento mi cabeza está concentrada en la aproximación. Velocidad, altitud y sus respectivas variaciones (trends). Voy alineado con el eje, perfecto. Sigue así. La aproximación es bastante buena...y eso es lo más importante. Llega el momento crítico. Las ruedas se acercan a la pista pero no les dejo tocar. Le mantengo en una recogida suave, perdiendo velocidad....hasta que al final las ruedas tocan en la pista. Más pronto de lo que yo hubiera querido...pero bueno, ha sido una toma suave y segura. Que es de lo que se trata.Las he hecho mejores, del tipo "besito"... y también bastante peores...así que nada de quejarse.


Dejo rodar el avión por la pista para que pierda velocidad. Salgo por la primera salida y paso con rodadura. Buf...respiro aliviado (y creo que no fui el único). La controladora me avisa de un hueco libre en el parking 02, justo en frente de la torre. Le doy las gracias y me dirijo allí. Vaya, Julio me estará esperando en la otra punta. Espero que lo haya oído.


Bueno, ya que me he puesto, creo que seré capaz de aparcar yo solo. Detengo la avioneta, paro el motor y hago el "pushback" manual para teminar de aparcarla en el hueco. Es lo que le faltan a estas cessnas: una marcha atrás! Terminando con el estacionamiento, veo como Julio llega con una sonrisa en la cara. Me ofrece la mano para un apretón..pero no, esto merece un abrazo!


Echo un vistazo a la cessna. No te has portado mal. Acaricio suavemente el borde de ataque del plano y no puedo evitar emocionarme. Imagino que es un momento de esos en los que toca emocionarse. Quien me hubiera dicho a mi, tantos años atrás deseando ser piloto, que en este día haya volado solo por primera vez. Tranquilo, que con las gafas de sol no se te nota nada. Paso la mano por la hélice y por el capó del motor, aún caliente. Desde fuera parece más fácil eso de pilotar un avión, pero tiene su miga. Es un proceso que requiere esfuerzo y sobre todo interés. No es difícil si realmente lo que quieres es volar. Y eso es lo que llevo deseando desde muy muy pequeño.


Esto no acaba aquí...sólo acaba de comenzar. Ahora mi instrucción será cada vez más exigente e interesante. Pero eso lo dejaremos mejor para la próxima historia, que me vais a odiar por semejantechapa.



Nos vemos!

Espero que os haya gustado tanto como a mi.


Buenos vuelos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gonzalo Flores. Con la tecnología de Blogger.

Lo más visto este mes...

Lo más visto...

Email

Email

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

2014 © Planer - Responsive Blogger Magazine Theme
Planer theme by Way2themes