martes, 25 de octubre de 2011

La historia de David Shoemaker: Una desgracia afortunada (IV)

Estrelle mi avión

01 de Septiembre de 2011


Sólo 12 horas después de haber escrito mi anterior post de cómo me había comprado el avión de mis sueños, se estrelló el citado avión en un pantano al este de Palo Alto.






Sobra decir que este incidente ha causado en mi y en mi familia bastante daño. Todos estamos muy agradecidos de que tanto Jassen como un servidor no sufrimos daños durante el impacto. Al mismo tiempo, echo de menos mi avión un huevo muchísimo. Y me siento fatal por destrozar una máquina tan hermosa. Tenía muchos planes y sueños preparados para ese avión y ahora todos se han desvanecido.
Ahora mismo sólo podemos especular sobre cuál fue la causa del accidente. La NTSB está llevando a cabo una completa investigación que se espera que revele la verdadera causa del accidente. Dicho esto, mi instructor y yo tenemos una teoría diferente.


Para Jassen la causa fue que la válvula selectora de combustible no funcionaba correctamente y por tanto se consumió combustible desde el tanque de la izquierda durante todo el vuelo, a pesar de que iba seleccionando el tanque correcto. El resultado fue que nos encontramos con el depósito de la izquierda completamente seco y el motor sin combustible en el despegue.


Mi teoría es que no consultamos la Beechcraft Service Instruction 0624-281, que se publicó algún tiempo después de que el avión fuera fabricado, y que tanto Jassen como yo no conocíamos. El SI reduce la cantidad de combustible utilizable y advierte de no intentar despegar con menos de 11 galones en cada depósito. Ya que tenía alrededor de 5-6 galones en el tanque seleccionado para nuestro último despegue, mi suposición es que el colector de combustible se quedó sin suministro y el motor se quedó sin combustible en el despegue.





Hasta la fecha ha sido un placer trabajar con mi compañía de seguros, USAIG. Quieren liquidar el avión y enviarme un cheque por el valor total asegurado, que podría ser más que el precio de la compra. Dado que el avión está en su mayor parte en muy buenas condiciones quiero pedir un presupuesto de lo que me llevaría su reparación antes de firmar el acuerdo de siniestro total, por si acaso.
En cuanto a las preguntas de si voy o no a volar y/o en mi propio avión de nuevo, yo creo que la respuesta es sí, pero voy a tomar un tiempo para pensar sobre ello. El accidente fue aterrador, de eso estad seguros. Sin embargo, hemos sido capaces de aterrizar con seguridad y definitivamente pienso que la experiencia me hará un piloto mejor, más seguro y prudente para el resto de mi vida. Llevará tiempo reponerse, pero cuando lo haga seré mucho más fuerte.




Este es el informe que he enviado a la FAA

En la noche del Lunes, 22 de agosto 2011, llegué al aeropuerto de Palo Alto a las 6:30 pm. Hice inspección pre-vuelo, lo arranque, y rodé hacia donde está el combustible. Me llenaron ambos depósitos hasta la ranura de la lengüeta (la marca de 20 galones). Puse mi contador de combustible a 40 galones para reflejar este repostaje. Luego rodé de nuevo al estacionamiento y esperé a que mi instructor, Jassen Todorov, llegara. Llegó alrededor de las 7pm. Despegamos poco después y volamos directamente a Hayward Airport. Hicimos unas 10 tomas y despegues en Hayward.

El contador de combustible tiene una luz que parpadea cuando se consumen 5 galones de combustible. Esto sirve para recordar al piloto que debe cambiar de depósito. Si pulsas un botón la luz deja de parpadear y el contador de los 5 galones comienza de nuevo. No me acuerdo del tanque con el que empezamos, pero sí recuerdo que cambié de depósitos un par de veces mientras estábamos en Hayward. Después volamos de vuelta a Palo Alto, aterrizamos y aparcamos el avión en tránsito (yo todavía estaba en proceso de conseguir mi propio estacionamiento para el avión). El vuelo duró alrededor de 1,5 horas y el avión voló muy bien todo el tiempo.

En la mañana del Martes, 23 de agosto 2011, llegué al aeropuerto de Palo Alto a las 8:30 am y comencé mi inspección previa al vuelo. Jassen llegó un par de minutos después, durante mi inspección. Drené los 3 colectores de combustible y no encontré agua o suciedad en el combustible. Revisé los dos depósitos de combustible. El tanque de la derecha tenía exactamente 15 galones (la parte inferior de la pestaña), el tanque de la izquierda estaba bastante más por debajo de la pestaña y estimé que serían aproximadamente 10 galones. Yo hice un poco de cálculo mental como un sano ejercicio: había comenzado con 40 galones la noche anterior y se consumieron unos 15 galones, por lo que los 25 galones restantes tenían sentido. Mirando atrás, esto significa que debí haber comenzado con el depósito de la izquierda en la noche del lunes, pase al de la derecha para gastar 5 galones, y luego volví al de la izquierda. Yo no pensé en ello en ese momento, pero sin duda me indicó que el tanque de la derecha estaba más lleno y por tanto empecé nuestro vuelo de la mañana del martes en el tanque de la derecha. También hice un giro completo de 360 ​​grados de la llave selectora de combustible como se especifica en la lista de comprobación previa al vuelo. La válvula la noté normal.


Despegamos de Palo Alto en torno a las 8:40 am y comenzamos una serie de tomas y despegues. Después de consumir algo más de 5 galones (unos 6 aterrizajes), me di cuenta de la luz intermitente y cambie al depósito de la izquierda. Alrededor de tres despegues más tarde, a las 9:40 am, el motor renqueo una vez y luego se paro completamente cuando estábamos a unos 300 pies AGL en nuestro tramo de viento en cara, justo después del despegue. No había observado ningún problema con el avión o el motor antes de este punto. Jassen tomó inmediatamente el control y comenzó a comprobar con el acelerador y la mezcla para asegurarse de que ambos controles estaban correctamente. Posteriormente me pidió que llamara por radio a la torre y les dijera que teníamos una emergencia. Yo notifique por radio, "Palo Alto Torre, tenemos una emergencia!" Ellos me preguntaron por mi indicativo e indique: "79V". A continuación me preguntaron si podríamos regresar al campo y conteste: "Negativo, no podemos." Dijeron que iban a enviar los equipos de emergencia. Jassen se centró en el aterrizaje del avión. No recuerdo que dijera nada después de eso hasta que estuvimos en el suelo. Me gritó en un momento dado, "Cuidado con los cables de electricidad!", Y "Ve por ese camino de tierra!" Estoy bastante seguro de que él ya había elegido el camino de tierra como su lugar de aterrizaje. Debieron transcurrir menos de 30 segundos entre el fallo del motor y el aterrizaje. Me preparé para el aterrizaje, a sabiendas de que no todavía no había instalado los arneses en el avión, algo que pensaba hacer lo más pronto posible. El aterrizaje fue muy suave. Chocamos contra un árbol poco después de aterrizar el cual nos hizo desviarnos un poco para, finalmente, salirnos por el lado de tierra de la carretera y el pantano.

Fue un aterrizaje un poco movido pero mi espalda en ningún momento se despegó del asiento y tanto Jassen como yo nos encontramos completamente ilesos una vez que el avión se detuvo.

Inmediatamente me quité los auriculares y los colgué de mala manera en el gancho que había enfrente de mí al ver el daño del plano izquierdo. Jassen contacto por radio con la torre para informar que no había muertos ni heridos. Ambos salimos del avión para evaluar los daños y empezamos a hablar entre nosotros acerca de lo que podría haber salido mal. Jassen volvió a recoger nuestros efectos personales, que estaban desparramados por el asiento trasero. Yo también volví a entrar en el avión para recoger mi bolsa de viaje y los cascos. Los equipos de emergencia y la prensa llegaron poco después. Les informamos que no había heridos y los equipos de emergencia recogieron y se fueron. Uno de los bomberos o la policía me pidió que pusiera el selector de combustible en la posición de apagado, así que lo hice. Mi esposa, hijo y suegros llegaron alrededor de las 10am.

Esperamos allí, hasta el mediodía, a que llegara el equipo de la FAA. En algún momento volví al avión para cerrar la puerta y el maletero. Alrededor de las 13:00 regresamos al aeropuerto para poder comer algo y me puse en contacto con mi compañía de seguros durante el almuerzo. El personal de la FAA también nos alcanzó a la hora del almuerzo y se llevó algunos documentos míos (el Logbook, el certificado de aeronavegabilidad del avión y mi registro temporal del avión), que rápidamente me devolvieron después de la inspección.

Después de eso nos fuimos a casa. Yo recibí una llamada de Nicole de la FAA a las 4:30 pm pidiéndome que regresara a la escena y tratara de arrancar el motor del avión. Mi esposa y yo regresamos de nuevo, pero esta vez el funcionario de la FAA, dijo que mejor no tratáramos de arrancar el motor. Habían entrado en el avión por la puerta de equipaje (el picaporte había sido doblada durante el accidente, por lo que no cerraba del todo). Me dijo que podía asegurarla, lo que hice antes de irnos.

En la mañana del Miércoles, 24 de agosto 2011, mi esposa, mi hijo y yo llegamos a la escena del accidente a las 9:30 am. Los oficiales de Open Space estaban en el lugar y no nos dejaban acercarnos al avión hasta que la NTSB los llamara para darles permiso. Nos dijeron que habían llegado alrededor de las 8:20 am y no había nadie vigilando el lugar. Al parecer, el guardia privado contratado por mi compañía de seguros a llegó alrededor de las 8am. A las 10 am Dennis James de Plain Parts llegó con su camión y el remolque para recuperar el avión. Llamó a Van de la NTSB y convenció a los oficiales que nos dejaran pasar. Justo antes de entrar, Ken Steiner de USAIG, mi compañía de seguros, llegó. Él entró con nosotros. Le pregunté si podía medir exactamente la cantidad de combustible que quedaba en el tanque derecho. Dijo que podía hacerlo. También pregunté si podía encender el Master para poder ver los indicadores de combustible de los planos. Dennis Van llamó de nuevo para pedir permiso, y Van accedió. Dennis tomó las fotos del indicador de combustible mientras yo lo estaba mirando. Mostraban 24.7 galones de combustible utilizado desde la última vez que repostó, con 15,3 de combustible restante. Indique que estos números reflejaban exactamente lo que esperaba que fueran - que se habían consumido 15 galones el lunes y el martes 10.

Nos fuimos en el momento en que empezaron a prepararse para desmantelar el avión y llevárselo de allí.



©2011 David Shoemaker http://mrshoe.org/blog/2011/09/01/i-crashed-my-airplane

Impresionante verdad. Tuvo mucha suerte. Bueno suerte y contar con unas manos expertas que logararon aterrizar el avión minimizando los daños. 
Me encantan las historias con final feliz, y esta es una de ellas. No se realmente si me ocurriera algo así si volvería a volar o no. Yo creo que probablemente, pero me costaría. ¿Y vosotros?
Mañana os pondré el relato de este mismo día pero visto desde otro punto de vista: su mujer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gonzalo Flores. Con la tecnología de Blogger.

Lo más visto este mes...

Lo más visto...

Email

Email

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

2014 © Planer - Responsive Blogger Magazine Theme
Planer theme by Way2themes