miércoles, 19 de octubre de 2011

La historia de David Shoemaker: Una Ilusión Conseguida (I)

Ver la entrada introductoria

Time To Fly

12 de Julio de 2011


Recientemente he decidido que era el momento de volar. Hace tiempo que ya era el momento.


La mayor parte de mi vida he fantaseado con volar. En algún momento del año pasado, comencé a hablar de ello y a investigarlo en serio mientras miraba el tema de los helicópteros. Sophie, siendo como es, una esposa sorprendente, tomó nota de mi interés y me regaló un bautismo con helicópteros Golden Gate, de Hayward. Probablemente, el mejor regalo de cumpleaños que he recibido!


Me llevo tiempo encontrar un fin de semana libre en nuestra apretada agenda, pero el 28 de mayo de 2011, sucedió finalmente. Me divertí mucho. Tratar de controlar un helicóptero en vuelo fue una lección de humildad. Al principio, a los pocos segundos de hacerme cargo de los controles, el helicóptero se desplomaba. Finalmente, le pillé el truco. Sin embargo, fui nuevamente humillado al intentar flotar cerca de la tierra al final del vuelo. Fue muy divertido. Sophie y Max lo llegaron a ver.






En este momento yo estaba completamente enganchado y comencé a buscar la manera de hacer que el volar se convirtiera en algo habitual. Golden Gate Helicopters presupuestó el coste para obtener la licencia de PPL(H) en más de 23.000$. Viendo esos precios, me decidí a buscar en los aviones. Los aviones son más baratos, casi tan divertidos, a veces más útiles, y hay mucho en común en cuanto a la formación; así que tiene sentido obtener primero la licencia de avión PPL(A).


Después de hablar con varios instructores en varios clubes de vuelo, me decidí a hacer mi primer vuelo con Scott Stauter de West Valley Flying Club en el aeropuerto de Palo Alto (KPAO). En la tarde del 13 de junio de 2011, yo despegue de PAO en una Piper Archer y volé arriba y abajo de la autopista 280. Mi amigo, Adam Heder, vino conmigo de paseo en el asiento trasero. He anotado mis primeras 0,6 horas como piloto de avión. Scott fue un excelente instructor y una persona muy amable.


Después de tan sólo 0,6 horas yo estaba lo suficientemente seguro como para empezar a buscar un avión de segunda mano que estuviera en venta. Una locura, lo sé. Lo único más caro que ser propietario de un avión es alquilar uno (a veces). Así que pensé que si yo voy a volar un montón (y espero que así sea), tiene sentido tener uno propio. Sobre todo si puedo encontrar un amigo para compartir el coste del mismo. Además, yo en realidad, ¡sólo quieren un avión que pueda decir que es mío! Empecé a mirar en el mercado. Bueno, básicamente pregunté a todo el mundo si estaban interesados ​​en adquirir el 50% de un avión. Incluso publiqué un anuncio en la página de segunda mano interna de Apple.


Esta búsqueda inútil me llevó a una compañera llamada Caroline Cranfill, que trabaja con Jorge Fino, un antiguo compañero de trabajo mío. Caroline y su esposo, Drew, están formándose para obtener la licencia de PPL, de hecho, ya casi han terminado. Caroline no parecía muy interesada en compartir un avión conmigo, pero me recomendó su instructor, Jassen Todorov, del que me dijo que era un fantástico profesor además de maestro de profesión (profesor de violín en SF State). Esto me podía ahorrar mucho dinero, porque, a diferencia de cualquier otro instructor con el que hablé, sólo cobraba por tiempo de vuelo, no por el tiempo en tierra. Una cosa más importante aún era que él realmente trataba de ayudar a sus alumnos a terminar la instrucción cerca de las 40 horas, que exige como mínimo la FAA, en lugar de 60 horas que la mayoría de los instructores me dijeron. Me lo puso a huevo.


Comencé a formarme regularmente con Jassen a las afueras del Aeropuerto Moon Bay (KHAF). Hasta ahora he registrado alrededor de 12 horas en su Piper Warrior y una hora en otro avión, un Cessna 172 del aeroclub Half Moon Bay Flying. Estoy disfrutando cada minuto con él! Recientemente, Jassen decidió trasladar temporalmente su Piper de PAO, debido a las condiciones de niebla en Half Moon Bay durante el verano. Por lo tanto, he tenido que familiarizarme con el rodaje y el vuelo en un aeropuerto más concurrido y con torre de control. Esta es algo importante para aprender, por supuesto. Todos los desafíos de aprender a volar han sido más divertidos de lo que incluso esperaba que fueran. A veces siento como si todavía tuviera un montón de cosas que aprender, pero cuando veo mis propios progresos me siento genial.


La búsqueda del avión continúa... pero eso lo veremos más adelante.


©2011 David Shoemaker http://mrshoe.org/blog/2011/07/12/time-to-fly

¿Que os ha parecido? Hasta aquí seguro que la historia se parece mucho a la de cualquier aerotrastornado. En mi caso, siempre me han parecido más interesantes los aviones que los helicópteros pero ahora no me importaría nada probar un helico ;-)

Por el contrario, cuando me he planteado el comprar un avión siempre lo he desechado por caro, costoso y problemático. Al fin y al cabo no creo que vuele tanto como para que me salga más barato. No obstante en un futuro post ya hablaremos sobre esto y por cuanto podría salir: desglosaremos un poco los precios y costes.


También hay algo que me parece curioso, un instructor free-lance. ¿En España es esto posible? No tengo ni idea, si alguien lo sabe tiene a su disposición los comentarios para compartirlo.

Espero que os haya gustado y en breve continuamos con su historia

Buenos vuelos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gonzalo Flores. Con la tecnología de Blogger.

Lo más visto este mes...

Lo más visto...

Email

Email

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

2014 © Planer - Responsive Blogger Magazine Theme
Planer theme by Way2themes