viernes, 17 de junio de 2011

Otra semana sin volar. Un viaje a París

Bueno, pues otra semana sin volar. La Cessna continúa en revisión hasta, probablemente, la semana que viene. Aprovechando esta parada, se ha intentado reparar uno de los depósitos (que tenía una pequeña grieta) y como la reparación no ha sido todo lo satisfactoria que se quería, la escuela ha optado por cambiarlo por uno nuevo y evitar cualquier historia. La seguridad prima por encima de todo y aunque nos quedemos sin volar dos o tres semanas, es preferible a no tener el avión al 100%. Esta es una de las razones por las que me matricule en mi escuela.

La entrada podría acabar aqui, pero como me gusta mantener al día mi blog, y más cuando la segunda entrada más vista ha sido la de la semana pasada: el Family Day Getafe 2011, pues voy a contaros mi viaje a París, del 6 al 9 de mayo, desde un punto de vista aerotrastornado. Un viaje que le debía a mi mujer desde hace mucho tiempo y, que sin duda, se lo merecía como recompensa a tantos fines de semana de aguantar mis escapadas al "dichoso" LECU y dejarla sola al frente de los dos enanos

París es un destino que ya muchos conoceis (y si no es así os lo recomiendo sin duda) así que no voy a poneros fotos de monumentos, calles, etc. Mi intención es dejaros las "estampas" más bonitas que he podido capturar durante mi estancia siempre con un toque aéreo y/o trastornado. A ver que tal.

La intención era salir un viernes a media tarde y regresar un lunes; intentando aporvecharlo al máximo pero sin que se nos hiciera muy tarde para poder recoger a los peques. Con esta premisa inicié mi búsqueda en internet para ver que se ofrecía a un precio razonble. Por supuesto Rynair estaba descartada desde el principio ya que no vuela a un aeropuerto cercano a la capital francesa y además procuro evitarla siempre que puedo. Al final tenía la opción Iberia y Vueling, decantándome por esta última ya que los horarios me venían bastante mejor y además los billetes eran algo más económicos.

Llegamos con tiempo al aeropuerto de Madrid-Barajas (LEMD) y nos situamos cerca de la puerta de embarque donde me pegue a la cristalera a ver las operaciones del aeropuerto. En mi posición pude escuchar el breafing de los TCP's en el mostrador de facturación y la conversación de los pilotos. Llamadme cotilla, y con razón.

Una vez se abrió el embarque procedimos, a ocupar nuestros asientos y curiosamente tanto a la ida como a la vuelta me toco ventanilla  previo pago de 2€ por trayecto por elección de asiento.

Como anecdota curiosa, el embarque era más rápido si llevabas la tarjeta impresa que utilizando la tarjeta de embarque electrónica en el movil ya que habia que pasar el código por el escaner, que lo leía bastante mal, y luego tachar al pasajero de la lista impresa, previo chequeo de la información que habia salido por pantalla. Vamos, es muy necesario depurar el workflow ;-)


Plano de LEMD.



Plataforma LEMD.

Más plataforma de LEMD.
El avión que nos tocó a la ida fue el EC-KLB. Un Airbus A320-214 con fecha de registro de 03/04/2008 y bautizado con el nómbre: Vueling "Vuela y punto"


Vuela y Punto

Ya me gustaría que me dejaran ocupar el asiento 0C

SID realizada ;-)

Nada más despegar por la 15L.


La ruta: LEMD-LFPG.

Ya en París aterrizamos por la 09L y directos a estacionamiento. Me entristeció un poco ver la que llegada era a la Terminal 3, desembaque con escalerilla y Bus a la peor terminal de todas. Debido a que el hotel (Hotel Tilsit, muy centrico y muy recomendable) lo teníamos justo al lado del Arco del Triunfo, en la céntrica plaza Etoile,  optamos por coger un autobus de Air France (Air France Les Cars) que nos dejaba casi en la puerta. Para ello tuvimos que ir hasta la Terminal 2 utilizando un metro sin conductor similar al que enlaza la T4 con la T4S en Madrid. A quien se le diga, no volar a París con Air France y terminar cogiendo un autobús de esa misma compañía ¿se puede ser friki?

Esa misma noche nos pegamos una cena homenaje y a descansar soñar con los 8€ por cerveza que nos clavaron ya que los próximos dos días iban a ser bastante duros.

El sábado nos dedicamos a recorrer la zona más conocida de París: Notre Dame y alrededores, Campos Eliseos, Plaza de la Concordia, Campos de Marte, Torre Eifel.... utilizando como medio de transporte las piernas y el Batobus Lo mejor de todo, las vistas. Nunca pude imaginar que París era tan sumamente enorme y tan majestuosa. Sería un placer poder sobrevolarla en helicoptero.


Vista de París desde Notre Dame.

La gárgola del centro también tiene hambre.

Vista de Notre Dame.


El obelisco de Luxor erigido en la Plaza de la Concordia
(con un avión).

Perspectiva de la Torre Eiffel (con otro avión).

Impresionante vista desde "all the top" ;-) de la Torre Eiffel.

Otra vista con el Gran Palacio.

El Arco del Triunfo al fondo.
Curioso, nadie hace graffitis ni firmas salvo en estos paneles.

 Una vez descendimos, quisimos llegar al Cementerio de Passy: la guia que llevábamos indicaba que habia un pionero de la aviación. No decia nada más. Cuando llegamos estaba cerrado y me quede con las ganas. Una vez retornamos a Madrid busque en Google y me entere que era Henri Farman: piloto y constructor de aeronaves a principios del siglo pasado.

Como el cansancio apretaba, y la noche empezaba a hacer acto de presencia, decidimos volver a cojer nuevamente el Batobus para dar una vuelta completa por el Sena y ver la Torre Eiffel iluminada.

Cada hora, y durante cinco minutos,
aparecen las "estrobos" y la gente aplaude.

El segundo día lo dedicamos a visitar el Sacre Coeur y Montmartre


Lapin Agile (El Conejo Ágil). El cabaret más antiguo de París.

Moulin de la Galette, antiguo molino y sala de fiestas.

Estación de metro de Abbesses, en Montmartre (de Art Noveau)

¡¡¡Vaya "petardo" que se estaba fumando el tío!!!

Me quede con ganas de entrar al Moulin Rouge
Posteriormente fuimos al barrio de Montparnasse y entramos en su cementerio donde hay bastantes personajes ilustres. Un poco macabro pero me gusta bastante la escultura funeraria.

Tumba de Jean Paul Sartre

Pero sobre todo me sorprendió mucho ver la tumba de Maryse Bastié, una de las primeras mujeres aviadoras y pionera.
Maryse Bastié (frontal)

Maryse Bastié (lateral)

 O la de Adolphe Pégoud pionero y de los primeros "ases" de la aviación.


Adolphe Pégoud

Pero lo que más me impacto fue esta escultura (no es una tumba). El silencio del lugar y contemplar la siguiente escena: el hombre desnudo, tapándose la cara con las manos, desconsolado, al lado de la tumba de su mujer y esta que se aferra a su sepulcro para lanzarle el último beso, mientras la Muerte se la lleva. Me impresionó mucho y quede sorprendido de como este conjunto de piedra puede tener tantisima carga emocional.

En la foto no se aprecia la "fuerza" que tiene.

Luego cogimos el metro y fuimos a los alrededores de Etoile y subimos al Arco del Triunfo.

¿Quien dijo que el metro de París es malo?

Cuando llegamos estaban celebrando un homenaje a los caidos.

Reproducción del busto de La Marsellesa.
No, ese no, el de la derecha.


La Torre Eiffel desde el Arco del Triunfo.
 El último día, por la mañana, lo dedicamos a pasear por los alrededores del Louvre y el Jardín de las Tullerias para posteriormente tomar de nuevo el bus que nos llevaría al Aeropuerto Charles de Gaulle.

Antes de llegar a la Terminal 2 pude divisar mis dos primeros aviones del día


Air France rodando

¡Un Concorde!
Como llegábamos con tiempo, y aprovechando para fumar un cigarrito antes de embarcar, nos fuimos al final de la Terminal 3, donde había una valla y se podían ver las pistas 27R/06L y 27L/06R, estando en configuración W.
Mi sorpresa fue mayúscula cuando a lo lejos pude divisar el Airbus A380 rodando a cabecera. A parte de mi mujer, creo que se enteró todo el mundo en un radio aproximado de 5 millas del grito que pegué. Nunca se me paso por la cabeza que lo pudiera ver y ahí estaba. Me encanto verlo despegar y yo creo que me hizo feliz para el resto del día.

Se vislumbra el A380.

El A380 es tan grande que asoma por encima del edificio.

Se me acumulaba el trabajo: un 747

Ahí estaba él. Que maravilla!
A la vuelta nos toco el EC-JFH, un antiguo A320 de Iberia matriculado en agosto de 2005.

Plano del aeródromo de LFPG


Durante el rodaje tuve la suerte de ver de nuevo el Concorde que estaba expuesto (me pareció más pequeño de lo que yo lo habia imaginado) así como otro A380 del que no tengo fotos.

Concorde again

Una librea que no conocía: Europe Post


En punto de espera de la 26R


VLG8203 take-off con la T1 y T2 al fondo.

En ascenso se ve la cabecera de la 09L y 09R

Nos alejamos de París


Me encanta ver este suelo.
Plagado de parcelas de diferentes colores.
Parece un puzle


Ya se vislumbra la costa de Capbreton

Abandonamos Francia por Biarritz


Entrada a España por San Sebastián

Embalse de El Burguillo en el Sistema Central (Navas del Rey)


Perfecto río para volar en VFR :-P
 
No se que es pero ¡que cantidad de coches almacenados!

El Guadarrama próximos a llegar a LEMD

Como cambia el paisaje: ya casi parece un desierto.
La ruta de LFPG-LFMD.
Y la STAR
Y ya no pude hacer más fotos ya que el individuo sentado al lado de mi mujer (que durante todo el viaje fue "acojonado") me dijo que tenía que apagar los dispositivos electrónicos. Cuando le dije que era una camara de fotos, y que no pasaba nada, me contestó que estaba poniendo en peligro al pasaje. Por un momento pense que me estaba vacilando... pero no, me lo estaba diciendo completamente en serio. El caso es que cuando le dije que no me dijera chorradas me respondió que si quería llamaba a la azafata y se lo preguntábamos. No tenia ganas de bronca y sabía que no iba a tener ni una sola oportunidad de que me dieran la razón, así que apague la cámara de mala gana y empezamos mi mujer y yo a hablar de accidentes de avión al aterrizaje, de lo "inseguras" que son estas maniobras, etc. Incluso ella me dijo: "¿no notas nada raro?. Estas termicas no son normales". Jajajaja.

Cuando llegamos al estacionamiento y se apago la señal de los cinturones, mientras estaba cogiendo las maletas del compartimento de equipajes, el hombre se disculpo pero a mi no me salió otra cosa que poner cara de asco/borde e ignorarle. Me sentó muy mal y tardaría un rato en perdonarle la vida. Tampoco era para tanto, pero me hacia ilusión tomar alguna foto aterrizando.

Como conclusión, París es muy caro pero merece la pena ir. Nos quedaron muchisimas cosas que ver y conocer (entre otras cosas el Museo del Louvre) pero nos cundió más de lo que pensaba. Todo salio perfecto y ya estoy deseando volver; pero esta vez con los enanos un poco más mayores para conocer Eurodisney.

En resumen: un fin de semana perfecto en la mejor compañia posible ;-)

Buenos vuelos!

4 comentarios:

  1. Ahí el experto es @mguerreiro, que saca el iPad en el avión y se pone a ver documentales y vídeos de accidentes aéreos. La cara del de al lado, de coña...

    ResponderEliminar
  2. jajajaja, si a eso le añades unas plegarias en árabe el resultado puede ser acojonante, jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Hoal Gonzalo.
    Me alegra ver que aprovechas e ltiempo que no puedes volar.
    Yo tras meditar el tema he tomado la decisión de seguir mis vuelos de instrucción a partir del mes que viene que dispongo de tiempo para volar los viernes, sábados y domingos.
    De todas formas le estan haciendo la revisión de las horas a mi avión.
    Este fin de semana quiero ir a una localidad cercana a mi ciudad, a Sariñena, donde aún quedan restos de un importante aerodromo republicano de la Guerra Civil Española.
    Tus fotos una pasada.
    Felices vuelos.

    Salvador Alumno PPL de LEDA
    Una pasada tus fotos

    ResponderEliminar
  4. La verdad que me parece genial la escapada de fin de semana ue pudieron ahcer, me encantaria poder hacerla a mi y fue muy bueno que hayan podido encontrar esos billetes baratos a parís

    ResponderEliminar

Gonzalo Flores. Con la tecnología de Blogger.

Lo más visto este mes...

Lo más visto...

Email

Email

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

2014 © Planer - Responsive Blogger Magazine Theme
Planer theme by Way2themes